¡Nuestra otra reina! La primera chica ye-yé


Mimo fue nuestra primera cantante ye-yé. Cantaba a escondidas de sus padres, hasta que el éxito la encumbró a una fama merecida aunque efímera

Fue la primera, una chica valiente que se abrió paso en una sociedad española gris que comenzaba a vibrar con el pop y el fenómeno ye-yé, pero donde las chicas que liderasen grupos «modernos» escaseaban, por lo que fue nuestra pionera riot. Un imperio glorioso como chica ye yé y heroína de la juventud beat. Pilar García de la Mata y Caballero de Rodas (perteneciente a una poderosa familia madrileña), más conocida como Mimo, pudo haber sido la cantante pop más importante de España e incluso, si no fuese por Los Estudiantes, que en 1959 publicaron el primer disco de rock nacional, podría ser la primera en grabar, una chica grabando la música del momento, entonces un tanto marginal.

 Mimo con su primera formación

Mimo con su primera formación

Al igual que la mayor parte de músicos de la época, comenzó su ascensión participando en concursos de talento, como sucedía por entonces con numerosos cantantes. No había quien la parase y ganó incluso a una adolescente llamada Rocío Durcal en el programa Salto a la Fama. Lo hacía en secreto, sin que lo supiera su familia, un adinerado clan al que no le gustaba que su hija, una activísima adolescente de dieciocho años, pudiera ser una heroína juvenil.

Cuatro meses más tarde de que Los Estudiantes publicasen su histórico disco, ella hizo lo propio, esta vez con un ep con cuatro temas de Paul Anka, bajo el nombre de Mimo and Her 5 Friends. A finales de 1960 Philips publicaría su nuevo disco en el que interpretaba canciones de Cliff Richard. Salía en televisión frecuentemente y su presencia y voz eran imponentes, acompañándose de músicos estupendos como Los Jumps. Su tercer disco es quizás el mejor, Speedy González (1962), que incluía una estupenda versión de «Mr. Twist». Son los años de los intérpretes, de músicos de estudio que imponen los sellos, de grabaciones un tanto improvisadas. Reina del twist, interpreta magistralmente clásicos.

«Pero algo sucedió a mitad de camino y en su ascenso hacia el estrellato. Fue por razones familiares. Su familia la presionó para que abandonase su sueño, y ella cedió» 

Pero algo sucedió a mitad de camino y en su ascenso hacia el estrellato. Fue por razones familiares. Su familia la presionó para que abandonase su sueño, y ella cedió. Tenía tan solo veinte años. Mimo abandonó su carrera, tras cuatro grandes discos cuando podía haber brillado como nadie. La primera rockera española.

Lo que sucedió después: la rebelde Mimo dejó de cantar y su rastro en el popo se pierde. Se casó con Santiago Foncillas, que en los setenta era el presidente de Campa y Butano, y tuvo cinco hijos. Sin embargo, tras ella proliferaron las chicas ye-yé, como Salomé, Gelu, la barcelonesa Sonia («la chica del martillo») o la también madrileña (vallecana de nacimiento pero residente en Chamberí) Rosalía Garrido, que ganó el festival de Benidorm de 1962. Pero Mimo fue la primera, la que pudo haber reinado.