El Barrio Chino, años cincuenta


El Barrio Chino, aunque ya no brillaba tanto como en los años veinte, cuando por sus calles habitaba un fascinante universo de cabarets, apaches y pistoleros, fue retratado magistralmente por Josep Postius, que captó su vida callejera

 

[Fotografías: Arxiu Municipal de Barcelona]

El ingente archivo —más de cien mil negativos— de Josep Postius i Saura (Puigcerdà, Cerdanya, 1914 - Sant Pere de Ribes, Garraf, 15 de marzo de 1993), uno de los grandes fotoperiodistas, por parte del Arxiu Municipal de Barcelona (al morir sus herederos donaron su colección al l’Institut Municipal d’Història de Barcelona), que retrató tanto la vida barcelonesa como a muchos de los grandes personajes y eventos sociales y políticos del siglo pasado. Salvador Dalí, que fue íntimo amigo suyo, es un buen ejemplo. En 1969 Salvador Dalí logró que el zoo de Barcelona accediera a ser fotografiado junto al célebre Copito de Nieve y que su amigo Postius estuviera presente para inmortalizar el momento. El animal fue trasladado a un recinto especial, donde entraron Dalí y su acompañante Amanda Lear.

Dalí y Copito de Nieve fotografiados por Postius

Dalí y Copito de Nieve fotografiados por Postius

Seguir la actividad del fotógrafo es imposible. Comenzó a trabajar en Francia y, tras acabar la guerra civil española, decidió regresar a Cataluña, donde entró a trabajar en revistas como Destino, donde en esos momentos existía una facción intelectual que empezó a disentir con la política y la censura franquista. También publicó sus trabajos en el Diario de Barcelona o La Vanguardia, entre muchos otros.

En este caso, se trata de una serie de imágenes del Barrio Chino en 1953, justo en su declive tras vivir una Belle Époque en los años veinte y primeros treinta, cuando por sus calles discurría un extraño, oscuro y vibrante mundo de cabarets, apaches y vida subterránea. Las fotografías se asemejan a las de Joan Colom, otro gran fotógrafo que retrató sus calles por aquellos mismos años, aunque este último se concentró en la persona, en el personaje, prostitutas, sitios de mal vivir y transeúntes que observan lo que sucede en la calle.