Los autobuses del aburrimiento

Point Blank fue uno de los grupos más importantes de la escena situacionista americana durante los setenta. En realidad se trató de un pequeño grupo que funcionó entre 1971 y 1973 y que tuvo su base de operaciones en la ciudad de San Francisco. Allí produjo multitud de panfletos centrados en la crítica radical a la universidad, el trabajo o el urbanismo. Universidades como la de Santa Cruz, en California, se publicitaban como la cuna de los ideales progresistas tras el paso de la contracultura y el movimiento hippie. Santa Cruz explotaba toda la mitología de la lucha estudiantil de lugares como Berkeley y, por esta razón, cuando un grupo formado por tres o cuatro personas —futuros miembros de Point Blank— decidió desplegar todo tipo de tácticas de agitación dentro de la universidad, fueron considerados como una célula anarquista, un grupo de enragés y bichos raros.

 Point Blank nº1

Point Blank nº1

Lo primero que hicieron fue hacer circular un panfleto que reproducía fragmentos del texto situacionista Sobre la miseria del medio estudiantil, aunque le añadieron varias ideas suyas de tendencia más anarquista. Luego publicaron un pequeño periódico llamado Black Flag Bulletin, donde criticaban duramente a los estudiantes y a la misma izquierda, al que le seguirían otros panfletos como «Todos los estudiantes son yonquis. Todos los profesores son policías».

Poco después, aquellos amigos decidieron constituirse en un grupo ácrata de inspiración netamente situacionista al que llamaron Point Blank, un nombre que posiblemente tomasen de la genial película dirigida por John Boorman en 1967 protagonizada por el maravilloso Lee Marvin.  

En torno a 1974, la aventura había terminado. Fue en este punto cuando su discurso se volvió más criminal y salvaje, influenciando a McLaren (que conocía al grupo gracias a su amigo Jamie Reid, futuro diseñador del arte de los Sex Pistols, que le pasó alguna de sus revistas) y a los futuros punks. Bajo el nombre de San Francisco Project, tras el que se escondían un par de antiguos integrantes de Point Blank, se difundieron tres póster-manifiestos: el primero contra el trabajo («¿Alguna vez has tenido ganas de asesinar a tu jefe?»); el segundo contra la sociedad de consumo («¿Alguna vez has querido robarlo todo?»); y un tercero contra la alienación moderna («¿Hay vida antes de la muerte?»).

Finalmente, editaron un panfleto con el título de «Space Travel: an oficial guide for San Francisco commuters» («Viaje espacial: una guía oficial para los conductores de San Francisco») en forma de carta falsa firmada por todos los directores de los transportes públicos de la ciudad y dirigida a los conductores de autobuses. «No vamos a ningún sitio, sino de la casa al trabajo», afirmaba el texto. Según la falsa guía, gracias al frecuente vandalismo que sufrían los autobuses se desenmascaraba la alienación del hombre moderno en ciudades como aquella, y en tantas otras. La violencia callejera era una forma de hacer política. El texto era acompañado por los dibujos de varios autobuses a los que les habían sustituido los destinos por las palabras «Boredom» y «Nowhere».

Previamente, en 1972, Suburban Press les había hecho llegar una litografía donde aparecían ya estos autobuses, aunque sin texto alguno. El dibujo luego fue reutilizado por Jamie Reid, ya en su etapa como diseñador de los Sex Pistols, primero para la contraportada del magazine Anarchy in the UK y luego para el single Pretty Vacant.