Halloween, las feministas y el «hechizo» contra el capitalismo

Se cumple el 50 aniversario del «hechizo» que las guerrilleras feministas de W.I.T.C.H. (Women’s International Terrorist Conspiracy from Hell) lanzaron a Wall Street en octubre de 1968. Al día siguiente se desplomó la Bolsa

[Fotografías: Bev Grant]

Aparecieron como por arte de magia en el centro de las finanzas de Nueva York, en Wall Street, mientras los transeúntes las miraban asombrados. Vestidas de brujas, luciendo todo tipo de eslóganes y frases de liberación feminista, una revolución que hasta la fecha, en plena época izquierdista y contracultural, había silenciado a las mujeres. W.I.T.C.H. (Women’s International Terrorist Conspiracy from Hell), surgida de organizaciones feministas y de los activísimos Yippies e inspiradas en la fuerza pandillera de los Motherfuckers (quienes se dividían en un célula que recibió el nombre de International Werewolf Conspiracy from Hell), se habían estrenado el día de Halloween, el 31 de octubre de 1968, hace cincuenta años, con un «hechizo» contra las finanzas y el capitalismo. «Wall Street, Wall Street, up against the Wall Street», cantaban mientras repartían panfletos, lanzaban conjuros y eran fotografiadas por Bev Grant, fotógrafa, feminista y amiga de ellas. Ataviadas con vestidos tribales, ofrecieron un pequeño discurso en las escaleras de la Bolsa. Una de ellas lucía una gran capa que rezaba: «Witches, the Original Women Guerrillas». A su lado, otras activistas llevaban sombreros vietnamitas.

«Con los ojos cerrados y las cabezas bajadas invocaron un hechizo de las brujas argelinas, a la vez que anunciaban el próximo hundimiento de la Bolsa»

Según el periódico izquierdista Rat, en una noticia fechada días después, el 6 de noviembre de 1968, «con los ojos cerrados y las cabezas bajadas invocaron un hechizo de las brujas argelinas, a la vez que anunciaban el próximo hundimiento de la Bolsa». La acción fue citada por ellas mismas tiempo después, cuando ya se habían creado y diseminado células W.I.T.C.H. por varios lugares del país, como Boston, Chicago, San Francisco, Carolina del Norte, Portland y Austin. «¿Quién es el enemigo? Las brujas deben saber nombres, o más bien, debemos nombrar cómo se manifiestan. Recientemente, formamos un Teatro de Guerrilla de Brujas. Esto creció de la idea de que un grupo pequeño debía ser hábil en el uso de máscaras y otras técnicas. El grupo también se desarrolló a partir de dos acciones ya llevadas a cabo. En Halloween, W.I.T.C.H. estuvo haciendo tratos en Wall Street. Hicimos hechizos a las empresas, condenamos a los bancos, exorcizamos y también golpeamos algunas mentes, aconsejamos a quien nos preguntaba sobre la bolsa de valores y cantamos la melodía de fabricación casera «Up Against the Wall Street». Desde entonces, nos volvimos locas en Wellesley en una fiesta de bridge organizada para recaudar fondos. Nuestro propósito a corto plazo es hacernos mejores brujas, atacar donde menos se espera, poseer a otras mujeres con la fiebre de las brujas y revelar que la rutina de la vida diaria es el teatro de la lucha».

Se dijo que su acción fue decisiva para una caída drástica de la Bolsa en más de trece puntos. «Brujería», dijo algún inversor.