Una banda sonora para las Fuerzas Armadas Guanches

«Pedante, soberbio, prepotente, ladrón, traficante de drogas, asesino, explotador, racista, inquisidor, incapaz», son algunos de los insultos que sobre el llamado «godo» pueden escucharse en «Canto a los guanches», la primera canción de la increíble casete de Aitiden Guanche, la banda sonora de las Fuerzas Armadas Guanches.

En noviembre de 1976, el MPAIAC (Movimiento por la Autodeterminación e Independencia del Archipiélago Canario) inició una serie de atentados a través de las Fuerzas Armadas Guanches (FAG). Su objetivo era la independencia del archipiélago canario y su indiscutible líder, Antonio Cubillo, logró establecer importantes vínculos con otros movimientos de liberación nacional y en instancias europeas. Los servicios de inteligencia funcionaban en las islas. La mayor parte de las detenciones comenzaron tras el famoso atentado del 27 de marzo de 1977, cuando explotó un artefacto en la floristería de la terminal de pasajeros del aeropuerto de Gran Canaria. Inmediatamente, se anunció una segunda bomba, lo que obligó a desplazar el tráfico aéreo hasta el aeropuerto de Los Rodeos, Tenerife. Sin embargo, debido a aquellos cambios de última hora y a la poca pericia de los controladores aéreos, en un día de mucha niebla, se produjo un accidente aéreo que terminó con 583 víctimas mortales.

Ese mismo mes cae un miembro del MPAIAC, Santiago Marrero, en medio de un intercambio de disparos cuando trataba de robar armas en el cuartel de la Isleta, en Las Palmas. Todas las alarmas saltan cuando las Fuerzas Armadas Guanches cometen el Madrid su primer atentado fuera de las islas, concretamente con la colocación de una bomba en Galerías Preciados.

Material incautado a varios comandos del MPAIAC tras su desarticulación en 1978. Los propios miembros de la organización afirmaron que todo aquel material había sido «colocado» por la policía.

Material incautado a varios comandos del MPAIAC tras su desarticulación en 1978. Los propios miembros de la organización afirmaron que todo aquel material había sido «colocado» por la policía.

Granada requisada por la policía a los militantes de MPAIAC el 27 de febrero de 1977

Granada requisada por la policía a los militantes de MPAIAC el 27 de febrero de 1977

La presión policial hizo que muchos huyeran hasta Venezuela. Allí crearon organizaciones y grupos de exiliados canarios. Algunos de ellos fundaron lo que llamaron «nueva trova canaria», imitando a la cubana. A finales de los setenta, posiblemente alrededor de 1979, grabaron una casete con una serie de canciones que pretendían poner banda sonora al fenómeno del surgimiento de la lucha armada en Canarias. La sorprendente ilustración de la portada puede resumir una filosofía y unos objetivos para aquel movimiento: un timple convertido en ametralladora.