De fiesta con Lee Marvin, Steve McQueen y Charles Bronson


Las desconocidas fotografías de la fiesta de final de rodaje de la película de culto Point Blank , que convirtió un local de Los Ángeles en Carnaby Street y acabó con la llegada de la policía

 

El nombre de Point Blank está asociado al situacionismo estaodunidense y también al punk. Point Blank fue uno de los grupos más importantes de la escena situacionista americana durante los setenta. En realidad se trató de un pequeño grupo que funcionó entre 1971 y 1973 y que tuvo su base de operaciones en la ciudad de San Francisco, donde produjo multitud de panfletos centrados en la crítica radical a la universidad, el trabajo o el urbanismo. Fueron ellos quienes estuvieron tras la distribución de copias piratas del texto situacionista Sobre la miseria del medio estudiantil, pero también de otros panfletos que lanzaban frase como «Todos los estudiantes son yonquis. Todos los profesores son policías».

Alrededor de 1974 la aventura había terminado. Fue en este punto cuando su discurso se volvió más criminal y salvaje, influenciando a Malcolm McLaren (que conocía al grupo gracias a su amigo Jamie Reid, futuro diseñador del arte de los Sex Pistols, que le pasó alguna de sus revistas) y a los futuros punks. Bajo el nombre de San Francisco Project, tras el que se escondían un par de antiguos integrantes de Point Blank, se difundieron tres póster-manifiestos: el primero contra el trabajo («¿Alguna vez has tenido ganas de asesinar a tu jefe?»); el segundo contra la sociedad de consumo («¿Alguna vez has querido robarlo todo?»); y un tercero contra la alienación moderna («¿Hay vida antes de la muerte?»). Finalmente, editaron un panfleto con el título de «Space Travel: an oficial guide for San Francisco commuters» («Viaje espacial: una guía oficial para los conductores de San Francisco») en forma de carta falsa firmada por todos los directores de los transportes públicos de la ciudad y dirigida a los conductores de autobuses. «No vamos a ningún sitio, sino de la casa al trabajo», afirmaba el texto. Según la falsa guía, gracias al frecuente vandalismo que sufrían los autobuses se desenmascaraba la alienación del hombre moderno en ciudades como aquella, y en tantas otras. La violencia callejera era una forma de hacer política. El texto era acompañado por los dibujos de varios autobuses a los que les habían sustituido los destinos por las palabras «Boredom» y «Nowhere».

¡A QUEMARROPA!

«Boorman alquiló una sala de Los Ángeles llamada de The Zoo, que decoró como si fuese una boite británica que rebautizó como Carnaby Street»

Eso para la cultura más alternativa, porque Point Blank (que en nuestro país se llamó A quemarropa) es una de nuestras películas favoritas. Fue dirigida en 1967 por John Boorman y estaba protagonizada por el maravilloso Lee MarvinLa película es soberbia, un firme exponente del cine noir de impecable cuidado estético y con una banda sonora y sonido impecables. Sin embargo, fue un fracaso en taquilla, a pesar de que con los años se convirtió en una película de culto que puede verse y volverse a ver como esas otras grandiosas películas similares, en un cine neonoir casi en su último minuto, como Bullit (Peter Yates, 1968) o algunas otras de Don Siegel.

Cartel de  Point Blank  (1967)

Cartel de Point Blank (1967)

La fiesta de fin de rodaje de Point Blank fue inolvidable. Boorman alquiló una sala de Los Ángeles llamada de The Zoo, que decoró como si fuese una boité británica que rebautizó como Carnaby Street. No solamente pasaron los actores y actrices de la película, sino otros grandes personajes como Charles Bronson o Steve McQueen, en compañía de su esposa Neile McQueen, entre muchos otros, que lo dieron todo en la pista de baile e incluso tuvo que intervenir la policía. Estas son las imágenes.