«Trozos de mierda inútiles»: la banda hardcore más aterradora de Tucson


Useless Pieces of Shit, una legendaria y ultrarrápida banda de Tucson, Arizona, fue grabada en un memorable concierto en plena calle y expulsada de la universidad de Arizona tras «23 minutos de puro terror»

 

Estamos en Tucson y es el 26 de octubre de 1984. Un tipo disfrazado de época hace de presentador de un show que está a punto de comenzar. Los protagonistas están a su lado y pronto los vemos. Una banda local de hardcore, Useless Pieces of Shit (conocidos simplemente como U.P.S.), está a punto de empezar a tocar. Su cantante, Lenny, un chico rapado al cero, con una chaqueta llena de remaches y con el nombre de la banda pintado sobre esta, no tarda en empezar a cantar. No hay escenario. Los amplificadores y la batería están en la acera y, a su alrededor, hay decenas de punks que bailan en plena calle. Muchos están igualmente disfrazados. Hay gorilas, cowboys, una persona con una especie de máscara de gas.

Se habían formado un año antes pero rápidamente se convirtieron en una banda local de culto, contando con numerosos seguidores punks. Por Tucson habían pasado muchas de las mejores bandas de los primeros ochenta, como Black Flag, JFA [Jodie Foster’s Army], Circle Jerks, TSOL [True Sounds of Liberty], The Misfits, Hüsker Dü o Butthole Surfers, entre decenas más, y contaba con salas que programaban cada noche varios shows de grupos furiosos llamada The Dangerzone (más tarde se cambió el nombre por The Wrex) y hasta un bar country que fue reconvertido en garito punk y donde tocaron Suicidal Tendencies. En tres o cuatro años la escena había cambiado mucho desde los tiempos de Suspects, Z-9 o The Pedestrians, pioneros en el punk de Tucson. La mayoría de las bandas tocaban a gran velocidad y los fans lucían botas de motorista, gorras y mohawks. Además, los nuevos punks estaban muy organizados, hasta el punto de contar con su propio colectivo, Tucson Hard Core (T. H. C.)

Lenny, cantante de U.P.S.

Lenny, cantante de U.P.S.

Su guitarrista, Slug Useless, en una entrevista contaba así sus comienzos: «Como la mayoría de los punks de entonces, fuimos a ver The Decline of Western Civilization y salimos de la película con grandes planes para formar la banda de punk rock hardcore más mala y cruel del mundo. Luego, cuando escuché el primer álbum de Dead Kennedys en 1980, me quedé impresionado por la música y el sonido que habían creado en el estudio. Las letras eran inteligentes y bien pensadas y nunca antes había escuchado algo así. Luego, Hüsker Dü llegó a la ciudad en su primera gira y tocó canciones rápidas y cortas, y nunca se detenían para hablar o contar historias. No podían preocuparse menos por el hecho de que tan poca gente había salido para el espectáculo. Acababan de destrozar el escenario con una pared sónica de caos sin parar... y todo eso lo había hecho una banda con tres miembros. Cuando vimos eso, sabíamos que ese era el tipo de música que queríamos tocar y el tipo de banda que queríamos ser». Habían creado escuela. Cada semana surgían nuevas bandas inspiradas por ellos, como Opinion Zero, Blood Spasm, Cosmic Jackhammer, Civil Order, What Went Wrong o American Death Trip, entre muchas otras.

Una imagen del famoso concierto. Los fans y U.P.S. portada del  Arizona Daily Wildcat

Una imagen del famoso concierto. Los fans y U.P.S. portada del Arizona Daily Wildcat

Pero sin duda su show más sonado fue en la universidad de Arizona. U.P.S. fue la primera banda en ser expulsada del campus durante una sesión de «Eat to the Beat», fue una serie de conciertos programados a la hora del almuerzo en un sótano que tenía una asociación de estudiantes. Fueron 23 minutos de puro terror. El pogo, los muebles destrozados y varios incidentes más hicieron que fuesen «baneados» en el circuito de conciertos de la universidad, pero también en todo Tuscon, donde muy pocos se atrevían a que tocasen en sus clubes.

Aquí tenéis un documental sobre la escena punk en Tucson a comienzos de los ochenta: