«Una banda de degenerados»: Morrissey contra Ramones

En 1976 un jovencísimo Morrissey escribió una despiadada reseña sobre los Ramones, a los que llamó «degenerados engreídos y sin talento»

 Publicidad del primer disco de Ramones

Publicidad del primer disco de Ramones

Cuando llegó a su casa y puso en su tocadiscos aquel primer impresionante disco de Ramones, comprado por correo, palideció y se dio cuenta de su gran precipitación y error. Pero ya era tarde. La carta había sido enviada a la redacción de la Melody Maker, una de las revistas más influyentes del rock en Gran Bretaña, y sería publicada días más tarde. La firma: Steve Morrissey, con 17 años, desde su casa en Manchester.

 Reseña de Morrissey sobre Ramones ( Melody Maker , 24 de julio de 1976)

Reseña de Morrissey sobre Ramones (Melody Maker, 24 de julio de 1976)

Corría el mes de julio de 1976 y el punk comenzaba su onda expansiva, primero en Estados Unidos y luego con la primera ola de bandas punk inglesas, con The Damned y Sex Pistols, entre otras, a la cabeza. Cuarenta años más tarde, el músico sorprendería a todos con una versión de «Judy is a punk», casi como un intento de enmendar aquella insensatez que pasó a la historia como una más de entre las tristes críticas que pregonaban horrores en discos que serían clásicos imbatibles (la lista comienza por The Who, Sex Pistols o The Stooges, entre muchos otros). Pero hubo más, en el Record Store Day de 2014 publicó un disco de versiones de Ramones que tituló Morrissey Curates the Ramones.

La reseña, desde luego, era una declaración de odio hacia Ramones que, para Morrissey, entonces un desconocido adolescente aficionado a Oscar Wilde y los New York Dolls (era el presidente de su club de fans en Inglaterra) eran la última calamidad pop. Porque, en realidad, lo que vio en aquellos chicos con una imagen y sonido únicos, fue una copia de New York Dolls. «Los Ramones son la banda más reciente de degenerados engreídos y sin talento y cuyo logro más notable, hasta la fecha, es haber traspasado los límites de la ciudad de Nueva York. Son convincentes solo por esa avalancha de literatura que los proyecta como el regalo que Dios le dio al rock». Despotricaba también contra The Stooges y New York. La metedura de pata de Morrissey le acompañó siempre, aunque en varias ocasiones ha afirmado que Ramones fueron una de las bandas más importantes de la historia. Sus justificaciones, sin embargo, parecen sin sentido alguno: «Fijaos en Nico. Aunque ahora no hay joven moderno que no ame a Nico, en su día tuvo que aguantar todo tipo de críticas negativas», afirmó.