Manual de Sabotaje Antinazi

Estados Unidos de América. Segunda Guerra Mundial. Ante la deficiente coordinación y eficiencia de los servicios de inteligencia, fragmentados en diferentes departamentos, el presidente Franklin D. Roosvelt crea la Office of Strategic Services (OSS), antecedente de la CIA, bajo la dirección de William Joseph Donovan, un veterano de la Primera Guerra Mundial que pasaría a la historia como el padre los servicios de inteligencia estadounidenses.

 William Joseph Donovan

William Joseph Donovan

En esa época convulsa, los enemigos eran muchos. Y los Nazis eran el objetivo común. Así que sin pensarlo dos veces, la OSS creó un «Manual de Sabotaje de Campo», una manual dirigido a los ciudadanos de a pie, a los ciudadanos comunes y corrientes, que daba las instrucciones necesarias, ante cualquier situación, para enfrentarse, sabotear y bloquear a los enemigos de Estados Unidos.  

 Alfileteros de Hitler comercializados durunte la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos

Alfileteros de Hitler comercializados durunte la Segunda Guerra Mundial en Estados Unidos

Algunas de las recomendaciones y argumentos eran de lo más alocados y perturbadores: «Actúa estúpidamente» o «Trabaja lentamente y contribuye con tantas interrupciones como sea posible». Más: «Los taxistas pueden hacer perder el tiempo al enemigo y ganar dinero extra conduciendo por la ruta más larga posible hasta su destino» o «Hacer referencia a cuestiones irrelevantes con tanta frecuencia como sea posible». Los consejos son muchos y variados: dar señas falsas y enviarlos a dar interminables rodeos por el vecindario hasta que se pierdan, crear interferencias con todo tipo de aparatos o provocar discusiones y confusiones continuas.

 Introducción del Simple Sabotage Field Manual

Introducción del Simple Sabotage Field Manual

Se recomendaba llevar encima cuchillos, limas de uñas o martillos, ya que siempre podrían ser útiles en un momento dado para defenderse o causar daños, claro está... Y por supuesto, una vez cometido el acto de sabotaje, había que resistir la tentación de merodear por la zona para ver los resultados. El saboteador debe ser discreto...

No tenemos constancia de los resultados ni de los detalles de las historias de sabotaje que finalizaron exitosamente. Por suerte, podemos leer todo el documento oficial en la página web de la CIA: 

https://www.cia.gov/news-information/featured-story-archive/2012-featured-story-archive/simple-sabotage.html

 Personal de la OSS disfrutando de un descanso

Personal de la OSS disfrutando de un descanso