Los hippies contra Charles Manson


La carta abierta «hip» a Charles Manson que publicó la prensa española: «El Demonio que habéis puesto en mí, es el Demonio que veis en vosotros mismos», afirmaba

 

El pasado 19 de noviembre Charles Manson, considerado la «bestia» del siglo XX y el rostro más «perverso y sádico» de la cultura hippie, falleció en la cama de un hospital mientras cumplía una pena de por vida como líder de un culto psicodélico protagonista de varios asesinatos mediáticos. En 1971 fue declarado culpable de conspiración por los asesinatos de siete personas: la actriz Sharon Tate y otras cuatro personas en la casa de Tate, en Beverly Hills, y al día siguiente, de un matrimonio, Leno y Rosemary LaBianca. Según la sentencia, todo había sido llevado a cabo por los miembros del grupo, que seguían instrucciones suyas. Sus seguidores, posteriomente, asesinaron a diferentes personas en otros momentos, y Manson también fue declarado culpable de dos de estos otros asesinatos: los asesinatos de Gary Hinman y Donald «Shorty» Shea. En octubre de 1970, mientras el mundo se estremecía ante el proceso contra Manson, al que calificaban como «hippie asesino», la revista Triunfo (número 435, del 3 de octubre de ese año) publicó una extraña y bastante desconocida «Carta abierta a Charles Manson». Manson no se autoproclamaba como hippie, ni mucho menos, sino como un «hijo» de su tiempo. El destinatario de la carta no era el propio reo, sino su abogado, Ronald W. Hughes, con la esperanza de que este se la entregase a su defendido. Curiosamente, Hughes desapareció un mes más tarde. Su cuerpo fue encontrado en marzo de 1971, sin que pudiera determinarse la causa de su muerte. El autor o autora de la carta, atribuyéndose el carácter de portavoz de la cultura «hip», lo veía precisamente como una figura denigrante para el movimiento, calificándolo de «hiena».

 Charles Manson mientras era trasladado al tribunal, en 1969. Fotografía: AP

Charles Manson mientras era trasladado al tribunal, en 1969. Fotografía: AP

«Señor Manson, ahora se encuentra completa y verdaderamente solo, no porque nosotros le traicionemos, sino porque usted traicionó su propia alma al no respetar las vidas y el karma de los demás»

«Puede estar seguro que sus defendidos Manson, Atkins y Krenwinkel, o cualquiera relacionado de algún modo con esta hiena, va a ser mejor juzgado por las autoridades de lo que lo seria por la comunidad “hippy”. Puede decirle al señor Manson que la gente “hip” que él imita con su pelo largo le desprecia y condena sus acciones. Si nosotros procesáramos a Manson, su castigo sería mucho más severo. No tendría ni la publicidad ni el prestigio que los asesinos parecen disfrutar. Nuestro castigo sería algo muy simple, procedente de la tradición india o de las sociedades primitivas. Señor Manson, ahora se encuentra completa y verdaderamente solo, no porque nosotros le traicionemos, sino porque usted traicionó su propia alma al no respetar las vidas y el karma de los demás. ¿Puede estar seguro de la guerra del Vietnam? ¡Preguntad a un soldado que haya estado allí! ¿Creéis que la verdad está en los manuales de Historia?

Yo no me identifico con nada que no sea yo mismo. No os imito. No me importa mi aspecto. Sé que interiormente soy helio y que esto se refleja en mi aspecto exterior. Me gusta sentir mi pelo sobre mi cara y sobre mis hombros; se agita al viento cuando voy en mi moto; me cubre la cara cuando hago el amor. Me gusta, no lo analizo. No intento ser nada más que lo que soy. Soy. Soy como siempre he sido y como siempre seré. Enamorado de mi Amor por Mí mismo. No me importa lo que piensen o digan los demás. Vivo con mi Paz. No guio a nadie ni nadie me guía a mí. No me importan las opiniones ajenas, ni las cámaras de gas, ni las pistolas, porras, puñetazos o amenazas de cualquier tipo, nada de esto puede afectar mi amor. Sé lo que sé, y lo que pueda hacer cualquier persona no me importa ni me afecta.

 Manson durante una de las vistas por su caso. Fotografía: AP

Manson durante una de las vistas por su caso. Fotografía: AP

Amo a la gente y a sus acciones. Allá ellos con su karma. ¿Sabes lo que quiere decir harina? El mundo tiene karma. El karma no conoce el tiempo. Tu sociedad cristiana está en deuda con el karma. Cuando se empiece a mover no podrás quedarte quieta en tu confortable silla mirando la televisión. Cuando este mundo negativo empiece a volverse positivo y el amor de Dios se mueva hacia la Paz, aquellos de vosotros que dependéis del modo de vida actual os volveréis locos de inseguridad. En tu carta mencionas a los indios y a las sociedades primitivas, sin darte cuenta de que tú vives en una sociedad de las más primitivas. Tu «Sueño Americano» ha matado a la gente libre esclavizándoles con palabras. Hasta que vayas al desierto y comas arbustos y cactus, uno por cada indio asesinado por tus antepasados, no podrás ni siquiera comprender lo libres que eran los indios antes de que nosotros los asesináramos, violáramos y maltratáramos. Este es vuestro karma. Decir que lo sientes no basta. Sois responsables. Tú y vuestro «Sueño Americano» me señaláis y acusáis con vuestro dedo ensangrentado, vestidos con ropas manchadas de sangre, intentando traspasar vuestra culpa hacia mí. Yo he pagado ya mi deuda muriendo toda mi vida en vuestras cárceles.

«El Demonio que habéis puesto en mí, es el Demonio que veis en vosotros mismos»

Nunca he sido un ciudadano de los Estados Unidos. Afortunadamente no he tenido una madre patria que me enseñara a disparar sus armas y luchar en sus guerras. Soy la piedra rechazada por vuestros padres, nunca he servido para nada más que para vivir mi vida en cualquiera de las cárceles construidas por vuestros padres. Dios es mi padre, y si Su Amor me llama le daré mi Vida, puesto que mi Vida siempre ha sido Suya. Estoy libre de orgullo y de deseos; no temo a la muerte. Todo lo que tengo ahora es lo que vuestro mundo ha hecho de mí. Lo que habéis reflejado en mí son las opiniones que tenéis de vosotros mismos.

 Seguidoras de Manson e integrantes de La Familia durante su juicio. Fotografía: AP

Seguidoras de Manson e integrantes de La Familia durante su juicio. Fotografía: AP

El Demonio que habéis puesto en mí, es el Demonio que veis en vosotros mismos. Lo que vuestro mundo ha hecho de mí, mi amor lo transformará, puesto que mi mundo es mi amor por mí mismo. Buscad vuestro reflejo. Dios es real. Dios es ahora. Dios es Amor. Dios es el Mismo que siempre ha sido y que siempre será. Mirar a Dios es renunciar a todo lo que os han enseñado en vuestro «Sueño Americano». ¡Desequilibraría tanto vuestro sentido de la realidad ver al sol ponerse por la mañana!