Hatenanny Records: el sello que te enseñaba a odiar

En 1964, el líder nazi americano George Rockwell fundó un sello country con el objetivo de publicar música «100% blanca» e intentar atraer a la juventud. Incluso grabó una canción titulada «We don’t want no niggers for neighbors».

 

Pensaba que el rock and roll era una «cosa de negros» y no se equivocaba. Así que se dedicó a rastrear música que fuera enteramente «blanca», aunque fuese un sinsentido. Comenzó a editar bandas de country «patriótico», como unos misteriosos Odis Cochran and the Three Bigots, a quienes publicó un single con la canción «Ship those niggers back» en la que se afirmaba que en América no tenían cabida los negros, a los que se ridiculizaba y, en varios momentos, se escuchan golpes. Nos referimos a George Lincoln Rockwell, legendario dirigente nazi americano y su sello igualmente nazi The Hatenanny.

 George Rockwell durante un mítin. Fotografía: Getty Images

George Rockwell durante un mítin. Fotografía: Getty Images

Rockwell, ávido de captar público joven para su cruzada aria, en 1964 fundó un sello que lanzaba pequeñas tiradas de vinilos autoproducidos por el sello y que se vendían por correo, a través de la revista de la organización, o en sus mítines. Corrían los años de los festivales folk y la juventud acudía dispuesta a escuchar la música de la que todo el mundo hablaba. Los grupos que grabó eran francamente malos, la mayoría versioneando clásicos country, pero hoy se persiguen las ediciones del sello por parte de coleccionistas de rarezas bizarras. Aunque antes, con la publicación de los primeros singles, ya aparecieron alegatos sonoros claramente racistas, como el single del dueto Collins & Harlan «Nigger loves his possum» (1906), una canción muy valorada por nazis buscadores de este tipo de material. Ambos cantantes (blancos, por supuesto) solían cantar piezas que ridiculizaban a los negros y su cultura.

 Publicidad de The Hatenanny Records

Publicidad de The Hatenanny Records

Pero incluso participó en la otro single bajo el nombre artístico de G. L. Rockwell And The Coon Hunters. El título de su canción ya lo decía todo: «We Don’t Want No Niggers For Neighbors». Este fue el mensaje de Rockwell y sus chicos de los «autobuses del odio», en contraposición a los «autobuses de la libertad» que cruzaban el país. En unos viajaban nazis uniformados; en otros, los llamados «freedom riders».

hatenanny-cover_orig.jpg
hatenanny-back-cover_orig.jpg
hatenanny-side-1_orig.jpg
hatenanny-side-2_orig.jpg
 Single de George Rockwell para The Hatenanny Records

Single de George Rockwell para The Hatenanny Records

Sin embargo, el folk nacionalsocialista fue otro intento más por conectar con el público joven. También los nazis americanos tuvieron su propio Superman, algo sobre lo que ya hablamos en Agente Provocador. Su autor fue el ilustrador John Patler, quien había sido miembro de una pandilla de delincuentes juveniles y acabó fascinado por las ideas de Hitler.

 Superman nazi, «Here comes Whiteman»

Superman nazi, «Here comes Whiteman»

Patler fue uno de los impulsores del partido nazi, pronunciando numerosos discursos y publicando la revista Stormtrooper, donde también dibujaba. Sin embargo, dos años después de la salida del cómic, fue expulsado por sus antiguos colegas acusándolo de ¡bolchevismo!. El 25 de agosto de 1967, en Arlington (Virginia), disparó sobre George Rockwell, al que acusaba de haberlo marginado dentro del partido, a pesar de considerarlo como el padre que nunca tuvo. Rockwell, que estaba aparcando su coche cuando fue tiroteado, falleció y Patler fue condenado a veinte años de prisión. Aquel fue el final de The Hatenanny, el primer sello pretendidamente ario.