El Anticristo de Hollywood


Para la industria del espectáculo, William Mortensen era el «diablo». Sus perturbadoras y bellas fotografías de celebridades estaban influenciadas por el paganismo, satanismo y toda clase de bestiarios

 

En 1937, el fotógrafo Edward Weston le escribió a Ansel Adams una carta señalando que recientemente había «recibido un hermoso negativo de un cadáver fresco». Adams le contestó expresando su entusiasmo y dijo: «Me encantó saber de usted, y espero con ansias la imagen del cadáver. Lo único que lamento es que la identidad de dicho cadáver no sea nuestro colega de Laguna Beach». El «colega» al que se refería Adams era William Mortensen, uno de los fotógrafos más populares y respetados de la década de 1930, cuyas técnicas artísticas y grotescas, llenas de erotismo y paganismo, lo desterraron de las historias «oficiales» del arte. Para Adams, Mortensen era el enemigo número uno; era conocido por ser descrito como «el anticristo».

Nacido en Park City, Utah, en 1897, Mortensen estudió pintura en la ciudad de Nueva York antes de la Primera Guerra Mundial, luego se mudó a Hollywood en la década de 1920, donde trabajó con el cineasta Cecil B. DeMille e hizo retratos de las celebridades Rudolph Valentino, Fay Wray, Peter Lorre, Jean Harlow y otros, a menudo con trajes históricos. También creó retratos más abstractos de modelos anónimos, interpretando personajes históricos o mitológicos como Circe, Maquiavelo y Cesar Borgia, e imágenes de brujería, monstruos, torturas y rituales satánicos, que rara vez se apartan de la desnudez o la sangre. A pesar de sus extravagantes temas, entre los años 1930 y 1950 sus imágenes se mostraron ampliamente en Estados Unidos y en el extranjero, se publicaron en revistas como Vanity Fair y fueron recopiladas por la Royal Photographic Society en Londres. Escribió una serie de libros instructivos que fueron un éxito comercial y una columna de fotografía semanal en Los Angeles Times. También dirigió la Escuela de Fotografía Mortensen en Laguna Beach, donde unos 3000 estudiantes pasaron por las puertas. El artista y estudioso de fotografía Larry Lytle, quien ha realizado una extensa investigación sobre Mortensen, lo llama «la primera superestrella de la fotografía».

Mortensen en su estudio

Mortensen en su estudio

En una popular serie de cinco partes en la revista Camera Craft llamada Venus and Vulcan: An Essay on Creative Pictorialism (reimpreso en American Grotesque, publicado por Feral House), escribió que Purity está concebido para «limitar la expresión fotográfica a la representación objetivamente mecánica que es inherente a la cámara no controlada ... [pero] La imaginación es una moza rebelde y voluntaria, y cuando está suelta no debe ser controlada por ningún límite arbitrario que separe un medio de otro».

«Las representaciones fotográficas de Mortensen de monstruos y horrores comenzaron a parecer pintorescas cuando se las comparaba con los actos reales de barbarie y crueldad que estaban ocurriendo»

Sin embargo, puede haber otras razones por las que Mortensen quedó en la oscuridad. «Mucho antes de la muerte de Mortensen en 1965, sus grotescas creaciones fueron reemplazadas por otras reales, como las horribles imágenes de guerra que fueron ampliamente reproducidas en las revistas de noticias, como lo son hoy», escribe Lytle en American Grotesque. «Las representaciones fotográficas de Mortensen de monstruos y horrores comenzaron a parecer pintorescas cuando se las comparaba con los actos reales de barbarie y crueldad que estaban ocurriendo». Lytle también nota la influencia de revistas como Life, y afirma que después de la década de 1950 «la fotografía practicada por aficionados y artistas se volvió más fotoperiodista, documental». Eso dejaba menos espacio para los vuelos de fantasía y manipulaciones artísticas que Mortensen disfrutaba tanto.

[Vía www.smithsonianmag]