Cuando Lou Reed le cantó a Valerie Solanas

Se conocieron y coincidieron en The Factory, el edificio convertido en bunker y centro de operaciones de Andy Warhol y su séquito. Valerie Solanas pasó por allí como un ser extraño e imprevisible, la enfant terrible e intimidante, tímida y desafiante, imprevisible. En «I believe», incluida en Songs for Drella (su tributo a Andy Warhol, publicado por Sire en 1990), junto a John Cale, le dedicó una canción, que ya había interpretado el año anterior, cuando el 9 de enero de 1989 ofreció una selección del disco en un concierto en la iglesia de St. Anne en Brooklyn, Nueva York.

 Portada de  Songs for Drella

Portada de Songs for Drella

Años más tarde, con motivo de la película I shot Andy Warhol, dedicada a Solanas y su intento de asesinato, su directora Marry Harron pidió autorización para incluir música de The Velvet Undeground, pero Lou Reed, temiendo que la película glorificase la acción de Solanas, se negó completamente. Finalmente, Harron utilizó a la banda Yo la tengo y los hizo pasar por la Velvet. La actitud de Reed, íntimo amigo de Warhol, fue de resentimiento hacia Solanas, a la que califica en la canción de «idiot madness», culpándola de la causa de la muerte de su colega debida a una infección en el abdomen, que posiblemente no se hubiera producido si no hubiera atentado contra su vida.  

Songs for Drella fue el resultado de la grabación de un show en vivo en Brooklyn, dirigido por Ed Lachman, y que fue filmado y comercializado. La letra puede ser la crónica de aquel fatal día para Warhol, cuando subió a The Factory en compañía de una Solanas que, según él, estaba nerviosa y, por vez primera, se había maquillado. Al llegar, tras algún titubeo, le encañonó y disparó varias veces. Todos le dieron por muerto, pero sobrevivió milagrosamente. Tras «I believe», los temas que le siguen se mueven en hipótesis sobre el suceso. Son los pensamientos de la mente de Warhol: la casi omnipresente Solanas como una pesadilla, que parece querer terminar aquel trabajo de destrucción (lo llamó al año siguiente, en navidades), como «Nobody But You», «A Dream» o «Forever Changed», sobre cómo le cambió la vida al artista, quien durante el resto de su vida se vio obligado a llevar un corsé, convirtiendo las señales de los disparos en su abdomen en una especie de body art.

Hay fechas que quieren contarnos algo más, cruces de caminos, vida y muerte. Cuando el disco salió a la venta, Solanas, convertida en una vagabunda con un pasado increíble y una mente poderosa, había muerto en soledad. Su cadáver fue encontrado en una habitación miserable. Sus restos yacen en una tumba en Virginia. Fue enterrada por su madre, que afirmó que nadie jamás llegó realmente a entenderla.

En «I believe», Reed canta:

«Valerie Solanas took the elevator got off at the 4th floor
Valerie Solanas took the elevator got off at the 4th floor
She pointed the gun at andy saying you cannot control me anymore

And I believe there's got to be some retribution
I believe an eye for an eye is elemental
And I believe that something's wrong if she's alive right now

Valerie Solanas took three steps pointing at the floor
Valerie Solanas waved her gun pointing at the floor
From inside her idiot madness spoke and bang
Andy fell onto the floor

And I believe life's serious enough for retribution
I believe being sick is no excuse and
I believe I would've pulled the switch on her myself

When they got him to the hospital his pulse was gone
They thought that he was dead
His guts were pouring from his wounds onto the floor
They thought that he was dead
Not until years later would the hospital do to him what she could not
Andy said, "Where were you, you didn't come to see me"
Andy said, "I think I died, why didn't you come to see me"
Andy said, "It hurt so much, they took blood from my hand"

I believe there's got to be some retribution
I believe there's got to be some retribution
I believe we are all the poorer for it now

Visit me, why didn't you visit me
Visit me, why didn't you visit me»