Antes de Iggy Pop fueron los locos holandeses: el «stage diving» nació en 1964

El 8 de agosto de 1964, tras actuar en Belfast y Londres, lo hacen en Scheveningen, un barrio costero de La Haya, en el Kurhaus concert hall. Era la tercera gira de la banda, convertida ya en la más salvaje de la época y precedida por muy mala fama, prologándose hasta el 22 de agosto. Aunque no era la primera vez que se producían incidentes durante sus shows, lo que sucederá aquella noche superaría todo lo visto anteriormente. Hasta entonces, en el pop nunca se habían protagonizado aquellas escenas: una multitud de jóvenes destrozan violentamente el teatro, lanzan objetos a la policía y una y otra vez intentan invadir el escenario, mientras también «inventan» el pogo. Inicialmente la seguridad del local coloca a varias personas al borde del escenario, que expulsa a todo aquel que se acerque a este. La banda, sorprendida por lo que está pasando, está tocando atrás, al fondo. Luego, cuando la muchedumbre se encoleriza aún más, aparecen agentes de policía ostensiblemente agresivos y dispuestos a enfrentarse a los fans. Todos exhiben sus porras y entonces todo se viene abajo. No ha pasado más de media hora, pero es evidente que el concierto no puede continuar. Hay heridos, botellazos y los gritos terminan por ahogar el sonido de la banda, que se retira. Los jóvenes intentan huir de las porras de la policía lanzándose sobre el público. Antes también lo han repetido una y otra vez. Se suben al borde del escenario y se lanzan.

Varios instantes de la revuelta en el Kurhaus

Varios instantes de la revuelta en el Kurhaus

Es la primera vez que vemos mosh y stage diving, algo que popularizó el punk rock y, años antes, en 1970, un Iggy Pop que en Cincinnati, en medio de la locura colectiva, decide tirarse sobre el público, que sin embargo no lo sostiene, abriéndose un peligroso hueco y cayendo este al suelo. El resultado: un diente roto. En el increíble video, vemos un montaje con algunos de aquellos momentos.

Gracias a nuestro agente provocador en las sombras Pepe Lancina, que nos puso en la pista de esta fantástica y pionera revuelta pop.