La cara oculta del antiguo Londres

Londres esconde muchos secretos. Gays y lesbianas, durante décadas, tuvieron que crear sus propios lugares de fraternidad y encuentro. Eran espacios que por lo general se camuflaban bajo los nombres de clubs privados o asociaciones, pero existieron. Uno de estos, quizá el más célebre, fue el Gateways, situado en el 239 de Kings Road, esquina con Bramerton Street, en Chelsea, del que se conservan estas bellísimas fotografías.

Fue inaugurado en los años treinta y se trataba de uno de los pocos locales exclusivos para lesbianas. Curiosamente fue abierto por un hombre llamado Ted Ware, casado con una actriz llamada Gina Cerrato.

El club funcionaba mediante carnets de socias, que se entregaban al precio de 50 peniques. No se admitían acompañantes y el local funcionaba de una forma sumamente ordenada. Era un club exclusivo, donde las lesbianas podían acudir en una atmósfera segura. En casi ningún local se les permitía expresar su opción sexual y, frecuentemente, eran expulsadas de bares y restaurantes.

Gateways-Club-1.jpg
Gateways-Club-3.jpg

El Gateways era un refugio. Durante los años ochenta, el club pasó a ser uno más entre los muchos que se disputaban la clientela gay y lésbica. Solamente abría los fines de semana.

 Logo del club Gateway en un pin

Logo del club Gateway en un pin

La debacle, finalmente, llegó en 1985, cuando el Gateways perdió la licencia que le permitía abrir hasta tarde y poner música. Ese año cerraría sus puertas para siempre.

 La puerta de entrada (pintada de azul) del Gateways en la actualidad

La puerta de entrada (pintada de azul) del Gateways en la actualidad