Masones y polis unidos contra Batman

«Policías y masones» parece el título de una película de serie B o, como mínimo, algo insólito, dos palabras supuestamente antagónicas. Pero es cierto: polis y masones pueden ir de la mano, tal y como lo demuestra la existencia de la longeva y numerosa Orden Fraternal de la Policía (FOP, en sus siglas en inglés), de Estados Unidos. 

La FOP cuenta con unos 324 000 miembros, aproximadamente, en la actualidad, que se reparten en más de dos mil logias por todo el país.

Su origen se sitúa en Pittsburgh, en mayo de 1915, y sus fundadores fueron dos oficiales llamados Martin Toole y Delbert Nagle. Tras una primera reunión se creó la Logia número 1 de Ford Pitt y, con esta, comenzó la historia de la FOP. Publican su propio periódico, donde puede verse el logo de la asociación, genuinamente masón. 

La FOP, desde su creación, ha atacado a Hollywood y la visión generalmente negativa que se tiene de la policía, al representarlos como matones y corruptos, por lo que ha sido responsable de varias campañas para limpiar su imagen. Masones por la decencia del Cuerpo. 

 Valla publicitaria de la Logia: «Algunos le llaman cerdo. Yo lo llamo oficial y señor»

Valla publicitaria de la Logia: «Algunos le llaman cerdo. Yo lo llamo oficial y señor»

La adaptación al cine de Batman, por ejemplo, desató su rechazo. La FOP le declaró la guerra al superhéroe. En la película, el jefe de policía aparece como un corrupto agente al servicio del mal. Por ahora, parece, que esa batalla la han perdido