El poli español que detuvo a John Lennon y Yoko Ono

Miguel Buñola tuvo su momento de gloria cuando los detuvo en Palma acusados de secuestro de menores. Hacía muy poco que The Beatles se habían disuelto y Lennon, junto a su inseparable Yoko Ono, disfrutaban de unos días de descanso en un lujoso hotel de Palma. La detención se produjo en la mañana del 23 de abril de 1971, y la imagen en que se veía a la pareja junto a su abogado y Buñola saliendo de los juzgados dio la vuelta al mundo. 

 

Al parecer, Kyoko, la hija de Yoko Ono, había desaparecido. Cuando su padre, el productor Anthony Cox, que vivía en la isla, había ido a recogerla a la guardería, no estaba. Una extraña pareja se la había llevado. Eran Lennon y su madre. Buñola los encontró en la habitación de su hotel. «Recuerdo su educación extrema y el trato súper correcto que tuvieron hacia nosotros», confesó. En una argucia genuinamente española, un colega periodista de Buñola, al enterarse de la noticia, le pidió que los entretuviera para tener tiempo de llegar hasta el juzgado y sacarles la foto que inmediatamente saldría en todos los periódicos del mundo. «Me pidió que les llevara a tomar algo para que les diera tiempo a hacer las fotos —recuerda—. Así que acabamos todos, John Lennon, Yoko Ono, la niña y yo, tomando café con leche en el bar Formentor». Estuvieron detenidos siete horas

 

El juez, después de tomarles declaración, los puso en libertad y ellos abandonaron raudos España. Se fueron a París, pero imaginamos que el rostro del afortunado policía los acompañaría siempre.