«¿Qué opina del Fin del Mundo?»: Stan Lee y El Proceso / la Iglesia del Juicio Final


Túnicas negras, pastores alemanes y ¡fuego! Stan Lee, el creador de Marvel, y su conexión con El Proceso / Iglesia del Juicio Final, el culto más salvaje del siglo XX

El pop y la destrucción que nos liberaría

«CRISTO dijo: Amad a vuestros enemigos. El enemigo de CRISTO era SATANÁS y el enemigo de SATANÁS era CRISTO. A través del Amor se destruye la enemistad. A través del Amor, el santo y el pecador destruyen la enemistad entre ellos. A través del Amor, CRISTO y SATANÁS han destruido su enemistad y se han unido para el Final; CRISTO para juzgar, SATANÁS para ejecutar la sentencia». A finales de los sesenta y primeros setenta, en ciudades como San Francisco, Los Angeles, Boston o Londres era frecuente ver deambular a los miembros de El Proceso, también conocidos como la Iglesia del Juicio Final, ataviados con sus espectaculares capas negras o grises y sus no menos espectaculares compañías: grandes perros pastores alemanes. A su alrededor habían diseñado todo un fetichismo procesano que incluía anillos con el célebre símbolo del culto (una ligera variación de la esvástica milenaria) o hebillas. Inicialmente, concentraron sus actividades en el Londres del pop, en plena época del Swinging London. Su palacete, levantado justo en el centro y que ofrecía conciertos psicodélicos a cargo de procesanos, una cafetería decorada en rojo y negro o películas que se anunciaban como «sesiones de películas de horror y muerte», hizo que parte del mundo pop se acercase a sus puertas. Posteriormente, el culto decidió cruzar el charco y extenderse en San Francisco, en pleno barrio hippie de Haight Ashbury, a unos pocos metros de la comuna donde acudía un personaje que sería tristemente famoso en breve, Charles Manson.

 

«Un gran cataclismo se aproximaba y resultaba inútil luchar contra este. Lo único que podía hacerse era aceptarlo o incluso... precipitarlo»

Muchos artistas pop, en aquel ambiente de milenarismo y psicodelia, de profunda atracción por filosofías orientales y activismo, se sintieron atraídos por el estilo y discurso de Robert y Mary Ann De Grimston, indiscutibles líderes, que anunciaban que el final era inevitable y, más aún, era inminente. Un gran cataclismo se aproximaba y resultaba inútil luchar contra este. Lo único que podía hacerse era aceptarlo o incluso... precipitarlo. Todas las pulsiones de muerte y destrucción que el ser humano exhibía diariamente en forma de guerra y violencia eran ya su verdadera naturaleza. De este modo, Cristo y Satanás debían realizar este trabajo de purificación y casi de «higiene».

 Robert De Grimston, líder de El Proceso

Robert De Grimston, líder de El Proceso

 

Miles Davis y la extraña visita

El nombre de George Clinton, líder de Funkadelic, como seguidor procesano ha sorprendido a muchos (sin embargo, ese caso me parece absolutamente lógico y solo me extraña que otros nombres como Sun Ra, por ejemplo, no se hubiesen adscrito en su día al grupo). Clinton se quedó fascinado por la revista The Process y los textos de Robert De Grimston, incluyendo uno en su disco Maggot Brain (1971), repleto de retórica procesana, así como en su siguiente disco America Eats Its Young, publicado al año siguiente.

 Portada de  Maggot Brain  de Funkadelic

Portada de Maggot Brain de Funkadelic

 Contraportada de Maggot Brain con el texto «Fear» de El Proceso

Contraportada de Maggot Brain con el texto «Fear» de El Proceso

Pero quizá el nombre que más me ha sorprendido ha sido el de Miles Davis. Su conexión con el mundo oculto nos era desconocida, pero en el clima de los últimos años sesenta y con algo tan espectacular e interesante como El Proceso, no resulta del todo descabellado.

«Satanás tiene que reconciliarse con Cristo, y ellos se reunirán en el fin del mundo para juzgar a la humanidad: Cristo para juzgar y Satanás para hacer juicio»

El culto, inspirado por una mezcla entre paganismo y afán por liberar todas las energías (positivas y negativas) atrajo a celebridades como Mick Jagger, Klaus Kinski o Marianne Faithfull, entre otros. Metidos de lleno en la era psicodélica, los procesanos a menudo eran vistos como satánicos. Esta teoría partía sobre la base de que ellos adoraban por igual a Cristo y Satanás. Su creencia era que Satanás tiene que reconciliarse con Cristo, y ellos se reunirán en el fin del mundo para juzgar a la humanidad: Cristo para juzgar y Satanás para hacer juicio. También hay quienes aseguran que fueron los inspiradores de Charles Mason y La Familia. Fueron calificados de culto «asesino»:

«Rechazar la validez del predicador de la condena, el jehovano, y el predicador de la paz a toda costa, el luciferino, y el predicador de la violencia como el único modo para acabar con el ciclo de violencia al que estamos entregados, el adorador de Satanás; rechazar los tres y esperar que toda la desagradable situación se arregle sola; quitarle importancia a la guerra; quitarle importancia a la violencia en nuestras vidas; pasar toda la responsabilidad del hecho de la guerra a otros; menospreciar el efecto de la guerra en el mundo; condenar todas las formas de actitud extrema hacia la guerra; éstos son los caminos de la ceguera y de la cobardía. Este es el camino de lo gris».

¿Qué sabemos? Pues que Mr. Davis fue visitado hasta en dos ocasiones, en su misma casa, por procesanos. Tiempo antes, había contribuido con donativos al grupo y mostrado interés por sus historias y fatales predicciones, todo eso de «Jehová, Lucifer y Satanás unidos en la lucha».  Esta etapa pudo conducir a la publicación de discos como Live-evil, en noviembre de 1971 (grabado el año anterior), rodeado de conceptos esotéricos y grabado en unos estudios que el propio músico llamó su «pequeña Iglesia».

Aunque, posiblemente, la culminación de los intereses de Miles por las ideas esotéricas sea Agartha, su disco de 1976 y referencia directa a los mitos agarthianos y el reino oculto bajo la tierra que tanto inspiraron a los grandes filósofos de lo oculto contemporáneos.

 Portada de  Agartha  de Miles Davis

Portada de Agartha de Miles Davis

Hay otros nombres que se suman a la lista de famosos interesados por el culto. Mick Jagger, que ocupó una de sus cubiertas y, sobre todo, Mariane Faithfull, entonces profundamente interesada por el mundo oculto (Aleister Crowley y la relación profesional que mantuvo con el director Kenneth Anger).

Cuando «El Hombre» fue preguntado por la Muerte

En el libro Love, sex, fear, death. The Inside Story of The Process Church of the Final Judgment, Timothy Wyllie (alias «Micah»), uno de los principales miembros procesanos y creador de las increíbles portadas y el arte de la revista del culto The Process, describe el encuentro que mantuvo con el legendario Stan (aka «El Hombre») Lee, creador de Marvel y una de las grandes figuras de la cultura popular del siglo veinte. La relación también ha sido confirmada por el escritor Sean Howe en su Marvel Comics The Untold Story. Fue, al igual que Miles Davis, visitado por miembros procesanos que le hablaron de la «unidad de Cristo y Satanás». Stan Lee, con mucho sentido del humor, afirmó que le parecía bien la idea. También les invitó a usar material de Marvel en la revista procesana, algo que finalmente hicieron. En el especial Sexo, aparecen los X-Men; por otra parte, en el especial Miedo quién aparece en el Increíble Hulk (tomando las viñetas del número 115 de la serie). Algo parecido sucede con el comic a dos páginas What Is The Process? Tras ello, en agosto de 1972 la procesana Mother Flavia del capítulo de Boston, donde el culto era muy fuerte, contactó con él mediante carta para proponerle responder a una encuesta sobre la muerte y el final de los tiempos. Las respuestas aparecen en el especial Muerte, junto a las de Charles Manson o Salvador Dalí.

 Carta de El Proceso a Stan Lee

Carta de El Proceso a Stan Lee

 Stan Lee. Ilustración y fotografía: Sarah Rogers /  The Daily Beast

Stan Lee. Ilustración y fotografía: Sarah Rogers / The Daily Beast

Miércoles 9 de agosto 1972:

Queridos Stan Lee y amigos, aquí tenéis nuestra más reciente revista, sobre el Amor. Esperamos que disfrutéis leyéndola tanto como disfrutamos nosotros haciéndola. Sé que habéis tenido un poco de revuelo en vuestras oficinas y que por ello estaréis muy ocupados, pero si disponéis de unos minutos ¿no os importaría hacerme un pequeño favor? ¿Podríais contestar las siguientes preguntas para su posible publicación en el siguiente número de la revista? Os estaría inmensamente agradecida.

1. ¿Qué opináis del Fin del mundo?

2. ¿Qué opináis de la venida del Mesías?

3. ¿Cuándo creéis que se producirá el fin del mundo?

4. ¿Qué significa para vosotros el Fin del mundo?

5. ¿Qué os gustaría que pasara hoy en el mundo?

6. ¿Cómo cambiaríais el mundo?

Gracias por vuestra ayuda. Os adjunto también, por cierto, la otra revista sobre la Muerte. Nuestros mejores deseos para todos, y espero con interés noticias vuestras.

Sinceramente, Madre Flavia.

 Respuesta de Stan Lee publicada en  What Is The Process?

Respuesta de Stan Lee publicada en What Is The Process?

 Portada de  The Procesean  (1969)

Portada de The Procesean (1969)

 

La respuesta de Stan Lee tal y como apareció en el especial Death. 
Traducción de Mr. Lucini

STAN LEE: Me molesta todo este asunto. Es demasiado degradante. Además, ¡¡¡puede arruinar todo nuestro programa de impresión!!!

En cuanto a lo de la vida después de la muerte, creo que no es más que un buen programa de relaciones públicas para la industria religiosa. En cualquier caso, sería demasiado anticlimático… ¡¡¡¿Qué podrías hacer en el bis?!!!

SILVER SURFER: La vida es bella. La muerte es parte de la vida. Por tanto, la muerte ha de ser bella… ¿Pero qué sabré yo?

SPIDERMAN: Mi vida es tan miserable que la muerte será una mejora. Pero si hay vida después de la muerte… ¡¡¡Olvídate!!! ¡Yo paso!

LA COSA: ¡Pirados! Todo ese asunto se lo inventaron los de la banda de la calle Yancey para asustar a todo el mundo. ¡No me lo trago!

EL MOTORISTA FANTASMA: ¡Todo el mundo muere! Los buenos, los malos, los hippies, los fachas… ¡¡¡Pero ese puto cráneo rojo es para siempre!!!

THOR: ¡Os lo comunicaré en cuanto lo hable con mi padre!

Y DESDE LA OFICINA: Os informaremos de si hay vida después de la muerte, porque como no haya cómics al otro lado, ¡¡¡regresaremos!!!

TEXTO POR: El inmaculado Stan Lee.

ENCUADRADO POR: El mítico Micah.

ENTINTADO POR: El legendario Lars.