«Institutionalized». Uno de nuestros videos musicales favoritos de todos los tiempos

Es uno de nuestros videos musicales favoritos de todos los tiempos. «Institutionalized», la grandísima canción de Suicidal Tendencies, su primer single publicado en su disco homónimo de 1983 (un imprescindible en la historia del hardcore), se presentó con un video musical en el que Mike Muir, su cantante y líder, aparecía recluido en su habitación luciendo su imagen típica (y la de toda la banda: bandana que casi le cubre los ojos, skaters a su alrededor, camisas de cuadros abrochadas hasta el cuello...).

Escenas de «Institutionalized»

Escenas de «Institutionalized»

«Institutionalized» venía a ser algo así como la versión crossover del tradicional relato del adolescente en pugna con el mundo de los adultos (recordad otro de nuestro amados videos: «We’re Not Gonna Take It» de Twisted Sister, que apareció un año más tarde) y con su habitación convertida en una fortaleza. Era un alegato del teenager punk, del skater, en pleno delirio antirock y puritano en Estados Unidos. Vemos a Muir dirigiéndose a la cámara, mientras sus padres levantan sus dedos acusadores contra él. Le gritan. Está desesperado. De pronto, irrumpen sus amigos para ¡liberarlo! arrancando la pared y huyendo a toda velocidad en un coche. Muir, por fin, es libre.

¿Por qué siempre hemos estado enamorados de este video? Pues por sus escasísimos medios de producción, la grandeza de aquellos primeros Suicidal Tendencies y su universo zoot suit, además de lo grande que es la canción, en la que el cantante va recitando todo tipo de penalidades hasta llegar al fabuloso estribillo que parece resumir lo que piensa el adolescente rebelde frente a los padres que lo llaman «loco»: «No estoy loco / Internado / Tu eres el que está loco / Internado / Tu eres el que está loco /  Internado / Me estás volviendo loco / Internado / Me mantuvieron en una institución / Dijeron que era la única solución / Para darme la ayuda profesional necesaria / Para protegerme del enemigo que era yo mismo».

Bien. De acuerdo. Sabemos que el argumento tiene poco sentido, pero quizás por eso nos sigue enamorando. Y también esta fue la razón para que en 1993, con la banda ya en lo más alto, se volviera a rodar una segunda versión donde los aspectos más cómicos se enfatizaban hasta llegar a la parodia absoluta. En aquella versión, era Muir quien encerraba a sus padres, quienes luego intentan huir sin éxito.  Además, al final del video puede verse a Muir derrotando a un dinosaurio mientras juega al ajedrez.

Por cierto, este gran tema aparece en varías películas como Iron Man o The Brady Bunch Movie. Aunque nosotros preferimos un clasicazo: Repo Man. El video original apareció en el programa Beavis and Butt-head.

Quizás pocos sepan que en el video sale un jovencísimo Tom Araya, cantante y bajista de Slayer, que por entonces estaban a punto de publicar Show no mercy, su primer y clásico disco. Puedes ver a Araya haciendo una aparición fugaz justo en el minuto 0:35 (camina junto a Muir y, tras empujarlo, sigue adelante).

Tom Araya, como un adolescente, unos años antes de aparecer en el video. 

Tom Araya, como un adolescente, unos años antes de aparecer en el video. 

La conexión entre Suicidal Tendencies y Slayer tiene su propia historia y se debe a Glen E. Friedman, el legendario fotógrafo de la escena punk y hip hop americana, que produjo el video musical, además del primer disco de la banda.

Tom Araya y Mike Muir

Tom Araya y Mike Muir

Un poco más tarde, tras entrar a trabajar en Def Jam Records, fue uno de los responsables del fichaje estrella, entonces considerado como arriesgado, de Slayer en un sello dedicado al hip hop.