¡Los Sex Pistols deben morir! Cuando la furia raggare se desató contra los punks

Fueron la banda greaser más temida de Suecia. Agredieron a los punks e intentaron reventar el concierto de Sex Pistols en Estocolmo. The Stranglers y The Jam también fueron atacados


Los raggare, la versión sueca de los teddy boys y sus greasers más famosos y temidos, sembraron el terror a finales de los cincuenta. Aparecieron junto al auge de las pandillas proletarias amantes del rock and roll y los coches americanos, la velocidad y la violencia. Surgidos a mediados de los cincuenta, al mismo tiempo que otras subculturas como los Halbstarken alemanes y austríacos, eran réplicas de los teddy boys ingleses, los greasers americanos o los blouson noirs franceses. El fenómeno tenía varias nombres dependiendo de en qué país se estuviese, pero posiblemente el mejor testimonio de aquellas subculturas que proliferaron en países como Suiza, Austria o Suecia fue el del suizo Karlheinz Weinberger, que se dedicó a retratar a las bandas, a los fans de todo tipo de causas perdidas, a los vándalos de media Europa.

La película Raggare! (1959) los encumbró a la fama. En realidad, no existía país europeo que no tuviera su versión de Rebel without a cause o The Wild one, las grandes películas de las subculturas vinculadas a la cultura del rock and roll. Raggare! era el equivalente de Die Halbstarken, estrenada tres años antes.

Eran la banda greaser más temida y violenta. Los hippies, durante los sesenta, fueron sus enemigos, pero aquel odio se extendió a los punks una década más tarde. Varias bandas de punk rock hablaron de ellos en sus canciones, como el clásico «Raggare is a bunch of motherfuckers», de los Rude Kids y más tarde versioneada por Turbonegro. Los Rude Kids, que llegaron a telonear a bandas punks como The Damned, se enfrentaron a ellos.

 Artículo sobre los Rude Kids y su enfrentamiento con los raggare

Artículo sobre los Rude Kids y su enfrentamiento con los raggare

«En los alrededores de Happy House, donde actuó la banda, se produjeron peleas entre punks y raggares. Varias chicas fueron atacadas»

Cuando los Sex Pistols actuaron en Estocolmo el 28 de julio de 1977, grupos de incontrolados raggares atacaron su autobús, aunque la policía inicialmente pudo contenerlos y detuvo a unos cuantos de ellos. Sin embargo, el siguiente punto de acoso fue el hotel, donde se apostaron varias decenas. Aunque el hotel aumentó la seguridad en sus puertas, lograron saltar por los jardines y rompieron algunas ventanas. En los alrededores de Happy House, donde actuó la banda, se produjeron peleas entre punks y raggares. Varias chicas fueron atacadas. Algunos de ellos les arrancaron de la cara los pendientes e incluso Sid Vicious salió a la calle dispuesto a enfrentarse a ellos. La policía llegó a tiempo para repeler a los violentos raggares.

ae95eb7418639be3f9283c691479a586.jpg
 Sex Pistols en el Eksit Club de Rotterdam

Sex Pistols en el Eksit Club de Rotterdam

Arkivbilder 004.JPG
 La banda tras su show en Trondheim

La banda tras su show en Trondheim

 La banda durante su show en el Club Zebra. Una cuerda separa a los fans del grupo

La banda durante su show en el Club Zebra. Una cuerda separa a los fans del grupo

La gira había sido algo muy extraño. Por vez primera Sid Vicious parecía estar sobrio y limpio de heroína. Los lugares en que tocaron eran de lo más variados. Algunos no tenían ni tan siquiera escenario, como sucedió en el club Zebra. Una cuerda separaba a la banda del público. Otros eran colegios. El famoso fotógrafo Dennis Morris retrató a la banda en acción. Las bandas británicas acudían a Suecia con temor a altercados. The Stranglers, durante su gira No More Heroes Tour, en septiembre de 1977, también sufrieron la ira raggare. Cuando giraron por Suecia sufrieron ataques por parte de bandas de raggares que llegaron a destruir su equipo. Para ellos, la presencia de los punks ingleses fue una provocación. New Musical Express describió a los ragares como «un cruce entre el Frente Nacional y los Ángeles del Infierno». Cancelaron la gira, una violencia de la que tampoco se libró The Jam, que giraron por Suecia rodeados de amenazas de ataques. Los punks y sus huestes contra los imparables raggares.

 Artículo en el  New Musical Express  (octubre de 1977) sobre los incidentes de Stranglers y The Jam con raggares

Artículo en el New Musical Express (octubre de 1977) sobre los incidentes de Stranglers y The Jam con raggares

 Directo en Estocolmo poco después de los incidentes con los raggares

Directo en Estocolmo poco después de los incidentes con los raggares