Los misteriosos músicos españoles que grabaron una canción al revés


Kerouacs, de los que se desconoce su identidad real, publicaron un himno hippie que en su cara b reproducía la misma canción pero hacia atrás

«En la isla inglesa de Wight, doscientos mil espectadores para Bob Dylan», decía la contraportada de Isla de Wight, de Kerouacs, uno de los singles más extraños y misteriosos del pop español. No la canción original: un auténtico hit de la época post flower power (1969 fue el principio del fin, aunque quizás el certificado de defunción lo habían puesto dos años antes los diggers de San Francisco, que en otoño de 1967 pasearon el «ataúd» de un hippie simbolizando el final de aquella era). Había sido llevada al éxito por el francés Michel Delpech, que la compuso junto a Roland Vincent y Fingal. Rápidamente, la empalagosa canción, planteada como un himno de lo que fue el movimiento hippie (con alusiones a Dylan, la juventud y la libertad), se convirtió en un single que vendió millones de copias en todo el mundo. Hasta ahí lo conocido, el acontecimiento.

 Kerouacs, «Isla de Wight» (Pop Landia, 1969)

Kerouacs, «Isla de Wight» (Pop Landia, 1969)

Sin embargo, ese mismo año, el sello Pop Landia, a una velocidad de vértigo para no perder la oportunidad de ir a remolque de aquel éxito comercial tan rotundo, publica un single, que es una versión en castellano de la canción. «Wight is wight» se convierte así en «Isla de Wight». Para ello, contrató a un grupo de músicos mercenarios de los que se desconoce el nombre real (se hacían llamar Kerouacs, en referencia al poeta Jack Kerouac) y, para rellenar, en la cara b aparece la misma canción pero… al revés.

Aquel ejercicio inaudito en España de «backmasking», inevitablemente asociado a The Beatles y su Revolver (en «Tomorrow Never Knows»), y popularmente conocido como mensajes al revés (su traducción literal sería «enmascaramiento hacia atrás»), transformó «Isla de Wight» en «Alsi Ed Thgiw». La duración es la misma, pero el bizarrismo ibérico de los fantasmagóricos Kerouacs pasó a la historia como nuestro spanish backmasking. Al parecer, a diferencia de The Beatles, la canción intervenida no tenía mensajes subliminales, aunque quien sabe…

Aquí tienes las dos versiones de la canción: