Los hombres gato de Cambridge: un club secreto de escaladores

Un puñado de hermosas fotografías y un detallado manual son el testimonio de una sociedad secreta de estudiantes enamorados de la noche, los hombres gato de la pulcra Cambridge.

Cada noche el grupo se reunía de forma secreta. Todos ellos —estudiantes veteranos— tenían sus propios alias y funcionaban como un club clandestino. Era comprensible: se trataba de los años treinta y el lugar en que vivían y estudiaban, la prestigiosa y ultraconservadora universidad de Cambridge, les imponía esta oscuridad.

Al principio, casi nadie supo de su existencia. Comenzaron las primeras excursiones por las alturas a mediados de los años treinta, posiblemente como una forma de escapar del tedio y el control férreo de las autoridades del campus, en un país acostumbrado a sociedades secretas de todo tipo. Antes que ellos otros habían sido los pioneros. The Roof-Climber’s Guide to Trinity, una sorprendente guía escrita en 1900 por Geoffrey Winthrop-Young, les sirvió de inspiración. Todos la devoraron y pasaron de mano en mano. Lo que hizo Winthrop-Young, que era alpinista en sus tiempos de estudiante en Trinity, fue recoger una tradición que ya existía en otras universidades como Oxford y que, por supuesto, era perseguida duramente por las autoridades. Imitó a otros, pero fue el mejor, o al menos el más célebre. Cinco años más tarde, en 1905, publicó un segundo libro, Wall and Roof Climbing. En 1921, inspirados por aquel antiguo estudiante, tres chicos tomaron el relevo como grandes escaladores en St John’s College.

night climbers 1.jpg
night climbers 2.jpg
night climbers 3.jpg
night climbers 4.jpg
night climbers 5.jpg

«Eran tan habituales estás aventuras que pronto empezaron a ser conocidos popularmente como los Night Climbers of Cambridge. Y, además, fotografiaron sus acciones»

Pero eran tan habituales estás aventuras que pronto empezaron a ser conocidos popularmente como los Night Climbers of Cambridge. Y, además, fotografiaron sus acciones, trepando por los edificios con la sola ayuda de sus manos y pies, a muchos metros de altura, cruzando tejados en completo silencio y, en caso necesario, huyendo al ser vistos. La tentación de la doble vida, una identidad que cambiaba al caer la noche.

Uno de ellos, conocido como «Whipplesnaith», (en realidad, el estudiante Noël Howard Symington) escribió una especie de diario y tomó numerosas fotografías, que aparecieron en un libro de 1937 que vio la luz en una editorial prestigiosa que, entre otros, había publicado obras de Proust. Ahora tenía entre sus autores a los trepadores de Cambridge, a los escurridizos hombres gato. Lo que expresaba aquel libro era otra forma de habitar el campus, otro territorio, en este caso, prohibido, con el desafiar una realidad de normas y corrección. Un paseo por las nubes.

night climbers 6.jpg
night climbers 8.jpg
night climbers 9.jpg
night climbers 10.jpg