La noche en que el IRA decapitó a Lord Nelson

El estruendo se escuchó a kilómetros. La detonación hizo tambalear el monumento hasta que comenzaron a caer trozos de este, haciéndose añicos, incluida la cabeza del almirante Lord Nelson (victorioso en el mar) que desde 1809 coronaba aquel pilar gigantesco hecho de piedra.

 Imagen de la calle y el monumento (1916)

Imagen de la calle y el monumento (1916)

 El monumento dedicado a Lord Nelson a comienzos de los sesenta

El monumento dedicado a Lord Nelson a comienzos de los sesenta

En aquel año, por medio de suscripción popular, los más poderosos británicos y patriotas pagaron hasta 7000 libras, una verdadera fortuna entonces. Se levantó aquel monumento, en Sackville Street (hoy O’Connel Street), Dublín, que muchos calificaron de «insulto» a los irlandeses y de «engendro» estético. Ofendía, desde luego.

 Panorámica del monumento tras el atentado

Panorámica del monumento tras el atentado

 Demolición final

Demolición final

Conmemoraba la anexión de Irlanda por parte de Gran Bretaña. Más de un siglo y medio se mantuvo intacta, a pesar de protestas e intentos por derribarlo, hasta que el 8 de marzo de 1966, cuando daban la una y media de la madrugada, el IRA (Ejército Republicano Irlandés) la destruyó. Un comando del grupo armado independentista colocó amonal en sus cimientos y quiso dar por zanjada la discusión.

 Escombros tras el derrumbe

Escombros tras el derrumbe

 Vendedores de periódicos con la noticia del atentado y, al fondo, el monumento destruido

Vendedores de periódicos con la noticia del atentado y, al fondo, el monumento destruido

 La muchedumbre contempla los trabajos de demolición

La muchedumbre contempla los trabajos de demolición

La conmoción se apoderó de todo el país, pero más aún cuando se supo que diez días más tarde, mientras la cabeza del general era custodiada en una comisaría, un grupo de personas había logrado entrar y robarla. Lord Nelson estaba descabezado.

 Los estudiantes arrastran la cabeza robada

Los estudiantes arrastran la cabeza robada

Rápidamente la policía investigó en locales y grupos radicales, pero sin resultados. La cabeza de Nelson no estaba por ninguna parte… Hasta que apareció en un anticuario de la ciudad, Benny Gray, que al parecer había pagado una buena suma por la pieza. Las autoridades, por supuesto, la reclamaron. Los ladrones eran un grupo de estudiantes nacionalistas, que no dudaron en posar encapuchados frente a la cabeza.  

 Los ladrones posan encapuchados frente a la cabeza de Nelson

Los ladrones posan encapuchados frente a la cabeza de Nelson

La acción, tanto la voladura como el robo de la cabeza, despertó grandes simpatías entre la población irlandesa y la izquierda inglesa. No hubo víctimas ni tampoco heridos. Únicamente daños materiales. Muchos, nacionalistas y no nacionalistas, veían aquel monumento como excesivo, potencialmente vejatorio e innecesario.