¡Llamad a las «Fuerzas de Liberación e Intervención Pop»!

A finales de los sesenta y primeros setenta, surgió en Francia un colectivo situacionista formado por revolucionarios y fans del pop

A finales de los sesenta y primeros setenta, en Francia surgió un colectivo de inspiración situacionista formado por fans del pop que se llamó Fuerzas de Liberación e Intervención Pop. Se desconocen muchos más datos del grupo (sus miembros y acciones, etc.), tan solo que anteriormente a este texto apareció un manifiesto firmado por el grupo, al que se adhirieron varios colectivos más e incluso músicos. El manifiesto advertía del «fracaso que han obtenido los festivales espectaculares burgueses, lo cual no significa en absoluto el fracaso de la música pop en Francia [...]. Para los jóvenes, la música pop es algo muy distinto a un mercado, pues es una forma de vida que obligatoriamente pasa por la contestación de la sociedad burguesa, de sus leyes y su alienación invisible que, como si fuese una hidra de mil cabezas, nos asfixia. La música pop es la libertad».

Además, hay un dato importante. Se trata de las pocas ocasiones en que los fans del pop han utilizado el discurso político para criticar algo que tenía que ver con el mismo pop pero que igualmente lo trascendía. El panfleto se refiere a la catástrofe ocurrida durante un baile en Saint-Laurent-du-Pont el 31 de octubre de 1970 que dejó 144 fallecidos. El incio del panfleto es suficientemente provocador y brillante: «144 jóvenes han muerto de aburrimiento el sábado por la noche»

 

El F. L. I. P. en el Liceo Buffon (1970)

Fuerza de Liberación y de Intervención Pop

 

144 jóvenes han muerto de aburrimiento el sábado por la noche.

El derecho que se arroga la burguesía y su pasma para controlar la vida cotidiana del pueblo, especialmente a la juventud, llega hasta la muerte.

La civilización del tiempo libre está formada por tiempos muertos tras el trabajo y también de explotación, una continua represión al salir de la fábrica, en la calle, las discotecas o en las fábricas de música pop aséptica. En las calles se persigue a los que lucen pelo largo; las víctimas de la moral burguesa y de la autoridad patronal mueren mediante el fuego del suicidio individual o mediante la ejecución colectiva, tal y como ha sucedido en Saint-Laurent-du-Pont. En la sociedad del dinero y la pasma, los jóvenes no deben ser subversivos, sino que deben informar y reprimir toda utilización no programada del tiempo libre.

 El terrible incendio en Saint-Laurent-du-Pont. Fotografías de Gökin Sipahioglu

El terrible incendio en Saint-Laurent-du-Pont. Fotografías de Gökin Sipahioglu

Estamos hartos de los bailes en los que se debe fichar al entrar, donde le señalan a uno como si fuera un borrego, en esos lugares en que se bloquean las salidas de incendios para que nadie se escape sin pagar. El dinero recaudado en una semana de explotación en la fábrica es recuperado en el curso del fin de semana del tiempo libre rentabilizado, durante el cual se cree encontrar una salida al aburrimiento y a la no-vida.

La auténtica liberación del tiempo libre es uno de los elementos de la lucha por la auténtica vida; los bailes de los sábados por la noche ofrecen el espectáculo de un odio contra la sociedad de clases que solo han expresado de forma radical, al menos hasta la fecha, los «loulous».

El suicidio de un joven, el incendio de una miserable discoteca son asesinatos legales, del mismo modo que lo son los accidentes de trabajo.

Organicemos nosotros mismos nuestras fiestas que serán más bestiales que esas migajas autorizadas por la burguesía y la pasma. Los festivales pop durante el verano de 1970, la entrada por la fuerza en los conciertos (Stones, Ten Years After, John Cage, etc.) demuestran que la música pop, si es utilizada por el poder como una mercancía de consumo e intoxicación (tan solo hay que escuchar el camembert cósmico de Pink Floyd), puede ser también un arma subversiva, el vehículo de la rebelión de la juventud contra la sociedad de la explotación, el aburrimiento, el trabajo y la muerte. Fuerza de Liberación y de Intervención Pop.