The Conet Project y las misteriosas Estaciones de Números

En 1977 el presidente de los EE. UU., Jimmy Carter, nombró como Director de la CIA a su compañero de clase de la Academia Naval Stansfield Turner. El ex almirante pasaría a la historia de la agencia por reconocer de forma implícita la existencia del proyecto MKUltra y la apuesta que hizo por los medíos tecnológicos en cuestiones de inteligencia. Fruto de aquel empeño, Stansfield despediría a más de 800 operativos en la denominada «Masacre de Halloween», sustituyéndolos por el uso de las nuevas tecnologías de aquel momento.

 El presidente Carter y Stansfield Turner en marzo de 1977

El presidente Carter y Stansfield Turner en marzo de 1977

 Portada de la revista  TIME  del 6 de febrero de 1978

Portada de la revista TIME del 6 de febrero de 1978

El uso de los agentes operativos fue decayendo en la CIA hasta que el 11-S hizo comprender a los servicios de información e inteligencia que era necesario poner de nuevo a gente sobre el terreno para contrarrestar a grupos terroristas que se comunicaban a la vieja usanza, esto es, a través del papel y de la comunicación oral.

Pero un elemento del mundo del espionaje ha permanecido inalterable durante todos estos años, trascendiendo las modas y tendencias: las emisoras de números.

Estas emisoras emiten en onda corta / alta frecuencia, lo que multiplica de forma exponencial el alcance de las mismas. Emiten, en la mayor parte de su programación, un ruido blanco que se ve interrumpido por la voz de una persona que lee secuencias de números, letras o palabras completas sin aparente relación entre ellas. Las voces de los locutores varían dependiendo de la estación de la que se trate, así como su horario o contenido, y mientras que algunas emiten su mensaje sin previo aviso, otras se valen de melodías o advertencias, sirviendo cualquiera de estos elementos para bautizar estas estaciones como Lincolnshire Poacher, por usar dos estrofas de la canción inglesa del mismo nombre, Magnetic Fields, por reproducir la canción de Jean Michael Jarre, o Atención de Cuba por usar esa palabra como inicio a los mensajes.

Se especula que los mensajes emitidos por estas estaciones usan un método de cifrado llamado one-time pad o «cuaderno de un solo uso», un método criptográfico indescifrable basado en la más absoluta de las aleatoriedades. Las estaciones de números no son reconocidas por ningún país, pero en el juicio y posterior condena por espionaje de los «Miami Five» en EE. UU., la acusación esgrimió como prueba las transmisiones de Atención.

Y es que según The Conet Project, un grupo de investigación de las Estaciones de Números, estas han variado sus emisiones a lo largo de los años en momentos puntuales de la historia como el 11-S o la caída de la Unión Soviética.

Además de gran cantidad de información sobre las Estaciones de Números y el mecenazgo de concursos cuyo último fin es romper los códigos de las mismas, The Conet Project pone a disposición del público una selección de grabaciones con lo mejor de estas misteriosas Estaciones de Números.

http://irdial.hyperreal.org/the%20conet%20project/