La prensa de hace un siglo molaba más (mucho más) que la actual

«Nos gusta la época de los duelistas, las disputas políticas que se zanjaban a tiros o aquellos que se entregaban a los brazos de Mefistófeles a la hora de escribir un artículo»

En estos tiempos en que diariamente pedimos con desdén en la cafetería el periódico y, tras suspirar, abrimos El País (con su delirio editorial al que nos tiene acostumbrados en los últimos años) o El Mundo (auténtico periódico antisistema y esquizoide adonde han ido a parar, como una suerte de cementerio de elefantes, toda clase de periodistas de distinto signo político), nos sorprende echar un vistazo a la prensa española de hace un siglo, o incluso dos. A nosotros, agentes provocadores dirigidos por el incansable Dr. Peligro, nos gusta la época de los duelistas, las disputas políticas que se zanjaban a tiros o aquellos que se entregaban a los brazos de Mefistófeles a la hora de escribir un artículo. Así que aquí va una pequeña selección de nuestros periódicos favoritos, la mayoría con un siglo como mínimo de antigüedad pero indiscutiblemente más ricos, intensos y vibrantes que la mojigatería y supuesta corrección política de la prensa actual en estos «malos tiempos para la lírica». Porque hubo una Gazeta del Infierno, periódico satírico que se publicó allá por 1808, entre tumultos y levantamientos, así como su réplica, la Gaceta del Cielo, para contentar a todos los gustos. Solían ser publicaciones de muy pocas páginas y un formato pequeño (22 cm), que salían de forma interrumpida, a veces clandestinamente.

Aunque quizás nuestro preferido sea La Correspondencia del Diablo. Semanario oficial de noticiones. Eco imparcial de cuanto bueno y malo chorrea la opinión y destila la prensa, que semanalmente vio la luz en Barcelona, entre 1872 y 1873, también en medio de revoluciones y con los ecos de la Comuna de París ahí presentes. No os perdáis su «Manifiesto Infernal del Editor al Público». Más o menos coetáneos e igual de satíricos fueron A mesa revuelta. Periódico satírico literario y artístico (publicado en 1875, con un formato mayor de 35 cm), o aquel otro que jugaba en los márgenes políticos y que se llamó Las Ánimas. Periódico joco-serio y un tanto reaccionario (1869).

Hemos hablado de duelistas, y a más de uno le viene a la cabeza su héroe duelista particular. Creemos que un periódico como Armas y Letras. Revista mensual ilustrada, más contemporáneo (1920-1927), fue un exponente de prensa «necesaria», algo así como todo lo imprescindible para aquellos turbulentos años de entreguerras e incluso ¡para los tiempos actuales!

«La Ira hizo alarde de posiblemente uno de los subtítulos más deliciosos y rotundos que ha creado la prensa española: «Órgano de expresión del asco y la cólera del pueblo»

Otros periódicos que nos fascinan, repletos de portadas bellísimas, son Barcelona Alegre. Semanario ilustrado, festivo y literario (1890-1891), donde se combinaba poesía, noticias sobre moda y reseñas literarias, El Corsario. Periódico político, literario y mercantil (1836), el espirita Lo Maravilloso (autoproclamada «Revista de psicología y dinamismos inexplicados»), o el revolucionario La Ira (Barcelona, 1913, del que solamente se publicaron, que sepamos, dos números), y que hizo alarde de posiblemente uno de los subtítulos más deliciosos y rotundos que ha creado la prensa española: «Órgano de expresión del asco y la cólera del pueblo».

También tuvimos un pre-El Caso absolutamente maravilloso, con reseñas regulares de anarquistas y bandoleros, y antecedente de la posterior revista de El Mundo Militar, que recibió el nombre de Museo Criminal (1904-1909). Estaba especializado en sucesos, cuyos lectores se contaban entre el público general y policías y guardias civiles, y continuador de una tradición de periódicos dedicados a lo truculento y macabro. Insertaba grabados y fotograbados acompañando a sus textos, tanto de retratos de delincuentes como de dibujos y reproducciones artísticas de crímenes históricos.

Ilustraciones de bandoleros y anarquistas en Museo Criminal

Ilustraciones de bandoleros y anarquistas en Museo Criminal

«La Controversia, periódico anarquista editado en Valencia en 1893, bajo su cabecera rezaba: “Se insertarán las refutaciones de todo cuanto se publique en este periódico”»

Entre sus páginas había secciones magníficas como «Anarquistas célebres» o «Misterios de la Inquisición», entre otras, con especial atención al fenómeno del bandolerismo o a la pena de muerte, así como narraciones de exageradas hazañas a manos de  la Benemérita.

Para terminar, un ejemplo de absoluta democracia y de una época en que no hacía falta defensor del lector. La Controversia, periódico anarquista editado en Valencia en 1893, bajo su cabecera rezaba: «Se insertarán las refutaciones de todo cuanto se publique en este periódico». Así que sí, amigos y amigas, indudablemente mejor que lo que nos tragamos hoy.